Categoría: inmortales

LOS YANKEES Y LA TRIUNFALISTA Y FANTASMAL EUFORIA MODERNA

Apr 20, 2016; Chicago, IL, USA; Chicago White Sox third baseman Todd Frazier (21) tries to make a play on an infield single hit by Los Angeles Angels center fielder Mike Trout (not pictured) during the ninth inning at U.S. Cellular Field. The White Sox won 2-1. Mandatory Credit: David Banks-USA TODAY Sports

Por Andrés Pascual

Los Yankees determinaron las pautas cuando “lo eran de verdad”, marca registrada en intención y resultados: Ruth, Gehrig, Mantle, Dimaggio, Dickey, Berra, Mize, Meusel, Lazzeri, Koening, Richardson, Reynolds, Turley, Sccoter, Heinrich, Ford, Gómez, Howard, Bauer, McCarthy, Huggins, Stengel…todos esos nombres y otros que no escribo por acopio de espacio, cada uno, son la cara del beisbol, porque sin los Yankees, con perdón del incrédulo fanático “anti”, no se puede hablar del deporte más fascinante durante más un siglo para los americanos.

Los Bombarderos hicieron rentable al juego y lo pusieron en niveles de “vedette” de grandes ternas; durante décadas, el pasatiempo tuvo un nombre: LOS YANKEES DE NUEVA YORK.

Sigue leyendo

CARL HUBBELL Y EL JUEGO QUE INMORTALIZÓ EL “SCREWBALL”

Por Andrés Pascual

Para que una jugada, un batazo o un pitcheo soberbio alcancen la categoría de imperecedero, necesita que se efectúe en un Juego de Estrellas o en alguno de la Serie Mundial: los jonrones de Musial, Williams, Joe Carter, Tany Pérez. Las atrapadas de Mays, Amorós, Junior Gillian, Bob Allison y algún que otro, se efectuaron en este tipo de eventos, incluso los grandes errores son “más agrios” si se cometen en partidos de ese tipo.

Sigue leyendo

DIHIGO, UN INMORTAL EN LA MEXICANA

Por Andrés Pascual

Martín Dihigo fue uno de los cinco mejores y más completos peloteros cubanos de la primera mitad del siglo pasado; en Estados Unidos le llaman de cinco herramientas al que mantenga en niveles idénticos el corrido de las bases, el brazo poderoso, el fildeo en niveles estelares, el bateo y la inteligencia. Le acompañan Cristóbal Torriente, Lázaro Salazar, Silvio García y Alejandro Oms, aunque el último tenía el brazo de promedio a pobre.

Sigue leyendo

A LOS BATEADORES LOS BENEFICIAN DESDE HACE RATO

bill-terry

Por Andrés Pascual

A veces se es injusto con la modernidad y el beisbol, el cambio para constituir en excelsa la ofensiva del juego no es hija de los “nuevos aires”; la conspiración para hacer más bateadores a los buenos, aceptables a los mediocres y supermanes a las estrellas nació desde que Ruth inauguró la casilla de los jonrones con más de 25; entonces el departamento ofensivo convirtió en espiral la cacería de los números portentosos del Babe e intentaron todo para igualarlos y superarlos, hasta convertir al fanático en adorador del cuatroesquinazo sobre cualquier otro aspecto del juego.

Sigue leyendo

EL CIENFUEGOS, OSCAR RODRÍGUEZ Y LAS HISTORIAS OLVIDADAS

havana-cubans-con-tapanes

Por Andrés Pascual

Oscarito Rodríguez (4to SENTADO DE IZQ-DERECHA), uno de los mejores managers de beisbol nacidos en Cuba, tuvo un problema promocional al iniciar su carrera: era hermano de Joe “el Silencioso”, inicialista que actuó en GL, otro de los directores de clase y prestigio de la Mayor de Las Antillas; antes de la leyenda del primer cojín Regino Otero, hubo Joseíto Rodríguez, que fildeaba lo que fuera por donde fuese.

Sigue leyendo

EL GANADOR NO SE VA; EL QUE SE VA NO GANA

reyes-foto-con-mericano

Por Andrés Pascual

El título es un viejo proverbio americano, aplicado al beisbol consideraba que, quien se mantuviera defendiendo un campeonato de bateadores o de pitcheo tenía derecho a ganarlo, quien aceptara que lo sacaran de la acción no.

Sigue leyendo

FANATISMO Y EVOLUCIÓN, LOS MODERNOS DE LA LIGA CUBANA (2do y final)

almendares-1958-59

Por Andrés Pascual

Si algo contribuyó a reafirmar el fanatismo por el Almendares desde los pioneros (era de la bola muerta), debió ser que muchísimos estrellas criollos, en algún momento o durante toda su carrera, vistieron el uniforme glorioso: desde Mulo Padrón, primer jugador cubano que se puso un uniforme de Liga Grande post 1900, cuando lo firmó Comiskey para meterlo como español en el Chicago del Joven Circuito.

Sigue leyendo