¿POR QUÉ NO SE EXILIÓ MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ?

mike-gzlez-pipo-de-la-noval-y-jiqui

Por Andrés Pascual

Miguel Ángel González (foto del archivo de la Bohemia robada junto a Pipo de la Noval y Jiquí Moreno) fue una figurada venerada por el público y la prensa cubana de “antes”, de carácter fuerte e imponente, no buscaba opiniones cuando decidía ejecutar algo “soy yo quien cuento y punto…”.

Por esa razón se ganó la fama de “genio en el terreno” y poco competitivo en “la oficina”, tipo caprichoso que tampoco regalaba el dinero, pero que le aconsejaba a un pelotero de condiciones algo menos que mediocres cada día de pago, “ahorra un poco…”, hasta concluír, ¿”Hiciste lo que te recomendé? Porque hoy terminaste”.

Una de las más injustas medidas tomadas contra alguien en la historia de los Comisionados de Grandes Ligas, la ejecutó Happy Chandler cuando incluyó a Miguel Ángel en el grupo de los renegados, que le costó el puesto con los Cardenales al criollo, posible porque visitó la Mexicana tratando de convencer a Max Lanier, a Zavala y a Estalella para que se fueran y no dejaran en Beisbol Organizado.

Cuando el reglano quiso justificar a Lázaro Terry en el club, que apenas jugaba, le declaró a un grupo de periodistas: “lo tengo ahí porque ustedes saben que me gustan los negritos de culito alto por lo que corren…”, estas cosas que diré no están en libros ni en revistas, si no conoció personalmente a Fleitas, a Chino Hidalgo, a Molina, a Fausto, a Rai García…nunca podrá escribir nada de interés sobre el ex catcher, porque la grandeza o la miseria de aquel hombre estuvo en la tradición oral que interrumpieron en 1962, yo los conocí y conversé muchísimo sobre este ex pelotero y varias cosas más.

Lo que dijo sobre Terry el glorioso reglano fue una soberana profanación de la credibilidad por cuanta propia, porque todos aquellos hombres conocían que el juego rápido, por el suelo, hasta cierto era predilección del estratega, que se inclinaba por artilleros capaces de impresionar destrozando las cercas con conexiones potentes, en igual media que necesitaban 2 días para llegar a primera, como Klein, Lenhardt, Phillips…aunque hizo excepciones.

Mike González no fue la figura más “healthy” del champion, pero era la más respetada e influyente, de tal modo que nadie trató de convertir en mácula quejas de que hacía trampas para equilibrar los campeonatos y lograr mejor entrada de público, como aquella que involucraba a su hombre de confianza en el estadio, “Bicicleta”, a quien le ordenaba que colocara en la nevera los sets de pelotas con que se jugaría el día siguiente, resultando en que perdían poder de rebote por la humedad y ponían en desventaja al club de bateadores de poder.

El reglano siempre consideró a Torriente “el mejor pelotero cubano”, Pedro Galiana, J’ de Relaciones Públicas del Habana lo secundó siempre, porque el cronista también lo creía.

En una discusión promovida por Eladio Secades sobre outfielders del champion, para demostrar que Torriente superaba al Caballero Oms en todo, el ex catcher dijo lo que nadie tenía valor ayer ni hoy conocen: “ALEJANDRO NO PODÍA SACAR A NADIE NI A UN METRO DE LA BASE A LA QUE TIRARA, ERA UN MANCO Y NO FILDEABA BATAZOS QUE LE LLEGARAN DE ROLLINGS, PORQUE LE TENÍA MIEDO QUE LA BOLA SE LEVANTARA Y LE GOLPERA EN LA CARA…” Discusión terminada sin réplicas.

Cuando la crónica deportiva cubana seleccionó a Andrés Fleitas como el JMV del campeonato 1945-46, Miguel Ángel metió un escándalo de “alturas”, porque reclamaba que el galardón lo merecía su jugador Lou Klein.

¿Fue castrocomunista Miguel Ángel González? ¿Contribuyó, por poco que fuera, a destruir la pelota nacional apoyando esa basura radioactiva SOCIALMENTE desde 1962?

El propietario de los Leones únicos y primeros en la historia de la pelota nacional era batistiano, bajo ningún concepto puede enrolarlo en la legión asoladora anticubana nadie.

¿POR QUÉ NO SE EXILIÓ MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ?

En segundo lugar, porque el tirano le ordenó al asesino Che Guevara que le descongelara el millón de dólares que tenía en el banco, además de 11 propiedades que le habían robado bajo el rótulo de RECUPERACIÓN DE BIENES.

Y en primero definitivo, porque una mulata que fue su querida desde 1949 no quiso venir “al Norte”, entonces el hombre que impuso la frase “good hit no field” en el sistema de “scouting” de Grandes Ligas para referirse al jugador bueno fildeando pero que no bateaba, envió hacia acá a sus hijas y esposa y metió en su casa del conocido “cuchillo de 26” a la que desde entonces sería su partner legal sentimental.

Miguel Ángel González acudía muy poco al estadio del Cerro durante el período de la horda que vivió, tal vez un par de veces por año, y durante los que dirigió Gilberto a los Occidentales, después no volvió sino otro par hasta que, en 1975, Enrique Capetillo montó un show de fotos para la Bohemia robada, que incluyó a Pedro Chávez saludándolo desde el terreno, con el viejo pelotero en franca y deplorable forma, porque apenas podía hablar.

Como siempre cuando quiso reírse de la gente, en 1964 dijo que el mejor segunda base de aquella pelota sin clase era Yayo Linares.

Es necesario decir que reaccionó enseguida a la proposición y la mejoró, para Miguel Ángel, YAYO ERA EL MEJOR PELOTERO QUE JUGABA EN AQUEL MOMENTO.

Yo lo vi un par de veces en el Cerro, SOMBRERO JIPI, HACENDADO Y GUAYABERA DE HILO, en el palco de los scouts, donde siempre ocupó un asiento, hablaba con Gilberto y EN INGLÉS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s