El dinero y las malas decisiones

Miguel Cabrera, Gerald Laird

In this Sunday, Oct. 4, 2009, photo, Detroit Tigers’ Miguel Cabrera is seen during a baseball game against the Chicago White Sox in Detroit. Cabrera was taken to a police station over the weekend after getting into a fight with his wife at their suburban Detroit home when he came home drunk, authorities said Monday. (AP Photo/Carlos Osorio)

Por Andrés Pascual

Reamente no puedo asegurar si un pelotero merece ganar las cantidades que pagan hoy, hace tiempo había que matarme defendiendo el “NO”; ahora, aunque continúo en su defensa, la ejerzo desde otro ángulo.

Floyd Mayweather jr ganó más del doble de la cantidad que le pidió Canó a los Yankees para quedarse, por escurrirse durante 36 minutos de bostezos en una de la peores peleas de gran promoción que recuerda la historia.

Como dato adicional, le regalaron una faja que cuesta más de lo que devengan 5 jugadores de los Marlins juntos, incluyendo al fenomenal José Fernández ¿Es justo?

Todo es justo o no de acuerdo a cómo se mire, en el deporte profesional de alto nivel de Estados Unidos, el dinero enorme lo paga la televisión, sin embargo, el público tiene a su alcance la forma de bajar los números de ese imperio si dejara de comprar la señal, el problema es ¿Está de acuerdo el fanático en retar los precios televisivos para acondicionar los salarios del atleta a “lo que merece”?

Yo creo que no, porque, en igual medida que suben y se calientan las críticas por los manejos corruptos de los poderosos del deporte como el boxeo o el beisbol, mejora positivamente la demanda de un espectáculo que da risa comparado con la era romántica de ambas disciplinas.

El bout Mayweather jr-Canelo fue considerado el más rico de la historia ¿Cómo fue posible? Porque la televisión y el promotaje se las han arreglado para sacarle de las entrañas al público las bajas pasiones necesarias para el éxito del evento: una gran victoria para ellos y una monumental derrota para el fanático.

Entonces, sentimientos peligrosos que, dichos en otros lugares, pudieran ocasionarle hasta la cárcel a un ciudadano, en Estados Unidos, de pronto, emergen como soportes obligatorios para que fluya el dinero de quienes nunca pierden: la raza, el nacionalismo, el regionalismo, la filiación política… más que nunca, son la llave del éxito del promotaje del boxeo actual.

Con Robinson Canó hubo un solo problema a la hora de contratarlo y lo obviaron todo: no es el mejor pelotero del mundo, no es el mejor segunda base a la defensa, más bien es una cañona que le han dado a la posición y es un buen bateador, no un monstruo como cañonero, clasifica como estrella del pasatiempo, “tha’s it”.

El hombre brilló más por lo poco que resplandecieron su

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s